EL entrenamiento en wushu de competición

EL entrenamiento en wushu de competición

EL ENTRENAMIENTO EN WUSHU DE COMPETICIÓN.

Wushu de Competición

Wushu de Competición

Dependiendo de las necesidades del practicante, un entrenamiento de Kung fu de competición será diferente en cada caso y en cada modalidad; así un joven de complexión atlética con objetivos de competición en la modalidad de Taolu dedicará parte de su entrenamiento a potenciar sus capacidades físicas utilizando métodos suplementarios con aparatos específicos para trabajar los grupos musculares que más se utilicen genéricamente en la ejecución de las rutinas. Así pues el entrenamiento en este tipo de atleta que su punto de mira está dirigido hacia la alta competición en su máximo grado, tendrá que planificar su entrenamiento de una forma minuciosa y ordenada de tal forma que su vida cotidiana quedará condicionada por el amplio tiempo que deberá invertir en la preparación. Para este tipo de competidores la composición de la carga total del entrenamiento diario ha de estar seccionado o dividido en varias sesiones.

Wushu de Competición

Wushu de Competición

La 1º sesión y primordial es la fase aeróbica, esta fase nos va a permitir acondicionar y preparar nuestro sistema cardiovascular para poder soportar cualquier tipo de esfuerzo muscular ya sea relativo a la resistencia, a la fuerza explosiva, a la potencia etc..
La 2º sesión es la más importante del Wushu que es la de la flexibilidad articular. La flexibilidad articular es la fase de entreno más dura para los principiantes pero transicional para los competidores ya entrenados, esta elongación muscular nos va a permitir realizar prácticamente casi todos los ejercicios con una complejidad técnica alta y nos va a permitir convertir los movimientos específicos en una estética particular de este arte marcial, y poder diferenciarlo de otras “artes marciales “por su rango de belleza.
La 3º sesión sería la del entrenamiento de la fuerza muscular sobre todo dirigida a la potencia y la velocidad. Esta sesión de trabajo debería de realizarse una parte importante de ella con aparatos de musculación dirigidos al desarrollo de los grupos musculares específicos necesarios para la ejecución de los ejercicios de competición, dando un mayor protagonismo al tren inferior del cuerpo.

Wushu de competición

Wushu de competición

La 4º sesión se compone de la ejecución de todos los tipos de movimientos específicos básicos que componen este arte marcial en forma de reordenamiento corporal y en segundo lugar ya ejecutamos las rutinas y ejercicios propios de las formas de competición.
Estas 4 partes tienen relación directa con el desarrollo de nuestras capacidades físicas y mecánicas, pero hay una 5º parte más difícil de asimilar, aprender y digerir; y es el trabajo de la energía interna mucho más refinado y sofisticado de comprender y de realizar, pero en próximos capítulos nos extenderemos en su explicación y comprensión.
Morfología del competidor de Wushu.

Wushu de Competición

Wushu de Competición

La morfología anatómica típica del atleta de Wushu suele ser de una delgadez del tren superior carente de tejido adiposo y un tren inferior mucho más musculado y potente. Los demás perfiles de los practicantes varían en torno a su propia anatomía genética y su modificación viene dada por el tipo de entrenamiento.
En cuanto a la personalidad es el mismo atleta el que va adquiriendo una serie de valores siempre condicionados por la autodisciplina y un comportamiento generoso puesto que sus compañeros de trabajo no suelen tener como máxima la propia rivalidad.
La edad del atleta de alta competición varía, pero su máximo rango está comprendido entre los 18 hasta los 25 años. Estos datos están con arreglo a los competidores propiamente dichos, los demás practicantes de Wushu fuera de la estructura de competición tienen un amplio rango que puede ir desde los 5 años hasta los 80 años de edad, dado que el Wushu es una disciplina con una inagotable variedad de rutinas.

Conclusiones:
Bajo la premisa de estas habilidades complementadas, por supuesto, con una adecuada nutrición y una continuidad en las sesiones de entreno, el atleta llegará a alcanzar niveles de memoria ,concentración, mejora del funcionamiento de los órganos internos; la máxima del Wushu de competición no es ya guerrera, sino otorgar una completa formación tanto a nivel físico como mental y considerar los principios éticos y deportivos a la vez que hacer de la belleza y armonía del gesto su máxima expresión.

Clases de Wushu, Tai Chi, y Chi Kung en la comunidad de Madrid. Ven y entrena con nosotros.

Mas informacíon: 686009761 David Wael Maestro Entrenador Nacional de Wushu.

Compartir

Leave a Reply